Top 10 A. Lange & Söhne estrecha su amor e inspiración por Florencia Replica en DE

Dresde es conocido como la Florencia del Elba… Y producto de esta intensa conexión cultural, A. Lange & Söhne presenta un Calendario Perpetuo Handwerkskunst 1815 Rattrapante. Se trata de una de las piezas más emblemáticas de la Casa de Sajonia, pero enaltecida con las bellas artes que se conciben en la ciudad italiana.

   

Dresde y Florencia no comparten territorios, una se ubica en la región italiana de Toscana y la otra en el estado alemán de Sajonia. Sin embargo, si usted toma una mirada más cercana, usted verá paralelelismos entre ambas ciudades. Una buena razón por la que A. Lange & Söhne elige realizar una presentación de producto en Florencia.

La edición exclusiva Handwerkskunst demuestra cómo el virtuosismo artesanal de la relojería se convierte en un gran arte por aparte. En la carátula se exhiben las indicaciones del Calendario Perpetuo Handwerkskunst de la colección 1815, Cronógrafo con Rattrapante, que habita en caja de oro blanco y que destaca por el esmaltado azul con grabados elaborados en relieve.

Asimismo ofrece técnicas decorativas especiales, mientras que el calibre destaca por brindar una mecánica intrincada gracias a la visión de ofrecer un calendario perpetuo y cronógrafo con rattrapante, además de la exhibición de la fase de Luna.

El calibre L101.1 se apega a los más estrictos estándares de decoración, además de garantizar una precisión del calendario perpetuo hasta 2100, ofrece una precisión lunar de 122.6 años y una reserva energética de 42 horas.

1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-11 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-12 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-10 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-8 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-4 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-18 1815 RATTRAPANTE PERPETUALCALENDARHANDWERKSKUNST-19

Digno del Grand Prix d´Horlogerie de Genève

Este reloj fue galardonado con uno de los premios más prestigiosos de la Edición 2013 de esta entrega, convirtiéndose en el primer reloj alemán en conquistar el “Reloj Gran Complicación” en el prestigioso Prix de Genève.

Por último se necesita una construcción capaz de garantizar que el accionamiento no será interrumpido ni siquiera cuando se le da cuerda al reloj. Un engranaje planetario colocado en el interior del caracol se ocupa de que se mantenga la transmisión de fuerza del caracol al mecanismo incluso cuando se le está dando cuerda al reloj.El cronógrafo rattrapante, conocido también bajo el término sajón Split Seconds, fue inventado en 1838 por Joseph-Thaddeus Winnerl, permite medir pasos intermedios de un evento cronometrado sin afectar al resultado del tiempo final. De este modo, para cada punto intermedio que se desee medir sólo es necesario actuar sobre el pulsador destinado a tal efecto – en el Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” se ubica a la altura de las 10, y la aguja de la rattrapante se “separa” de la contadora de los segundos del crono. En otras palabras, la aguja de los segundos del crono continúa avanzando por el dial mientras que la aguja de la rattrapante se detiene en el punto en que se ha activado el pulsador. Una vez se ha tomado la medición se vuelve a activar el pulsador y, de manera instantánea, la aguja de la rattrapante alcanza a la aguja de los segundos del crono, desplazándose de nuevo las dos al unísono.Los cronógrafos dotados de la función rattrapante incorporan una rueda adicional superpuesta a la rueda central del cronógrafo. Esta rueda está unida a la aguja de la rattrapante ubicada en el dial y rodeada por un par de brazos que actúan como pinzas de freno. Estos brazos están gobernados por una segunda ruedas de pilares que se añade a la responsable de dirigir las funciones de arranque, parada y puesta a cero del cronógrafo.La complicación de este mecanismo hace que el precio de un crono Split Seconds pueda llegar a doblar el importe de un cronógrafo convencional. Uno de los motivos que hacen que el crono rattrapante sea uno de los relojes más difíciles de fabricar se debe a la distancia que existe entre la rueda y la aguja de la rattrapante, ya que la unión entre ambas debe recorrer una gran distancia por el eje central – entre 11 y 12 mm – con el diámetro equivalente al grosor de un cabello. Cualquier imperfección a lo largo de este eje, como por ejemplo que no sea perfectamente cilíndrico, causará problemas.Y podríamos seguir llenando páginas y más páginas con las bondades y excelencias de este Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite”. Pero creo que es suficiente para que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo, las mías, las tengo meridianamente claras.

Azul profundo

Postdata, A. Lange & Söhne ha embellecido cuatro de sus modelos con un color azul profundo destinado a la carátula. Se trata de dos referencias automáticas y dos más de remonte manual: Lange 1, Lange 1 Daymatic, Saxonia y Saxonia Automatic. El total de las carátulas fue trabajada en plata sólida y teñida con esta coloración que no se ha puesto de moda, ya forma parte de las colecciones y el gusto por la relojería tradicional.

Lange-Blue-7 Lange-Blue-3 Lange-Blue-4 Lange-Blue-5 Lange-Blue-2 Lange-Blue-6 Lange-Blue-1

Sin lugar a dudas, el azul es un color especial que siempre ha inspirado a los artistas y científicos perpetuamente preocupados también. El genio universal Leonardo da Vinci describió el color del cielo y su extensión como una amalgama de luz y oscuridad. El ultramar natural extraído del lapislázuli era tan raro y precioso que Albrecht Dürer lo comparó con oro puro. No fue hasta principios del siglo XVIII que se hizo posible producir un pigmento sintético con un tono azul profundo que no existía en la naturaleza.

Los cuatro modelos de la serie cuentan con calibres manufactura, con cada uno de los códigos que presume A. Lange & Söhne en cuestión de decoración para el movimiento. Los bordes de todas las placas, puentes y platina en general están biselados y luego pulidos con un acabado espejo. El grabado del puente del balance simboliza la búsqueda sin descanso de A. Lange & Söhne por la perfección.