Puedo Comprar Cartier sueña con panteras Replica en DE

Cartier

La pantera ha sido siempre un símbolo para Cartier, un animal que se ha convertido en un icono de la casa. En realidad para ser más precisos deberíamos decir “leopardo”, porque Panthera simplemente es el nombre genérico de los grandes félidos y en español tendemos a identificar pantera con la fiera negra, mientras que Cartier siempre muestra gatos con manchas, como en este Rêves de Panthères.

Aparte de estas disquisiciones semánticas, el hecho es que la pantera casi se ha convertido en el símbolo de la casa, de la misma forma que el león lo es de Metro Goldwyn Mayer. La pantera está por todas partes, y desde luego también en los relojes. El que ahora nos propone la manufactura es un reloj joya pero con una complicación particular, que merece la pena explicar.

En 1972, un grupo de inversión liderado por Joseph Kanoui compró Relojes Cartier En Argentina Réplica París y se propuso relanzar la firma. El Presidente de la compañía, Robert Hocq, creó el concepto “Les Must de Cartier” (“must have” es un término inglés referido a aquellos productos imprescindibles) en colaboración con el nuevo Director General de la marca, Alain Dominique Perrin. Bajo esta denominación lanzaron nuevos productos representativos de los principios estéticos y de los estándares de calidad de Cartier, como la nueva i renovada versión del clásico Santos, dotado para la ocasión de un armis de oro y acero.En los años sucesivos, los nuevos responsables de Cartier recompraron las filiales de Londres (1974) y Nueva York (1976), un movimiento imprescindible para poder unificarlas juridicamente a todas bajo la denominación Cartier Monde, cosa que sucedió finalmente en 1979. Robert Hocq tenía que ser el CEO de la compañía resultante, pero un accidente mortal hizo que este cargo recayera en Joseph Kanoui.La década de los años 80 se caracteriza por una mayor diversificación de producto (con el lanzamiento de nuevos perfumes, gafas de -sol dentro de la colección Must- y otros productos de lujo) y, sobre todo, por dos grandes piezas relojeras de corte clásico, como son el Panthère y el Tank Américaine. Si el primero, de 1983, era una revisión del clásico Santos, dotada de una armis articulado de oro amarillo o de acero, el segundo fue el Tank Américaine, de 1989, inspirado en el Tank cintrée, y cuya tradicional caja curvada era, por primera vez, resistente al agua. Este mismo año, la firma celebraba su primera gran exposición retrospectiva en parís, en el museo del Petit Palais.

Cartier Rêves de Panthères perfil

Durante este periodo, la actividad de Perrin al frente de la compañía fue más allá del ámbito estrictamente comercial. En 1984, fundó la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain, y dos años más tarde fue designado por el Ministro de Cultura Francés para liderar la Mission sur le mecenat d’enterprise, relacionada con el patrocinio de artistas. En el campo de la relojería, Perrin fundó en 1991 el Comite Internacional de la Haute Horlogerie (CIHH) para organizar el primer salón internacional de la Alta Relojería, que tuvo lugar en Ginebra en abril de ese mismo año.En 1994, la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain se instalaba en un espectacular edificio diseñado por Jean Nouvel, situado en el boulevard Raspaill, en la “rive gauche” de París. Es el preludio perfecto a la celebración del 150º aniversario de la marca parisina, en 1997, en motivo del cual la firma elaboro excepcionales conjuntos de alta joyería, entre los cuales, un collar compuesto por una serpiente engastada con diamantes y adornada con dos esmeraldas talla pera.Los últimos años, la firma ha continuando lanzando colecciones relojeras que, a menudo, recuperan las viejas formas y los elementos de diseño que durante un siglo y medio han configurado la inconfundible imagen de Cartier (caso de relojes como el Tank Divan, de 2002). Pero también el espíritu estéticamente innovador que siempre ha caracterizado a la marca puede verse en diseños como el La Doña (2006), una pieza femenina, con su armis en forma de trenza; o el elegante Ballon Bleu, lanzado un año después, que recurre a una forma prácticamente redonda –ligeramente ovalada, en realidad-, rematada con un protector de corona en forma de arco.

Este Rêves de Panthères (Sueños de Panteras) es un regulador con indicación día y noche en el que las horas las marca el Sol o la Luna, mientras que los minutos los marca una manecilla (la única que hay). La mitad superior de la esfera está ocupada por un dial que va de VI a VI, de forma que cuando son las 6 de la mañana sale el sol por la izquierda del reloj y recorre el hemisferio hasta las otras 6 horas, momento en que la luna hace su aparición. Su paso por debajo de los numerales romanos o los intersticios correspondientes son los que marcan las horas.

Cartier Rêves de Panthères dos caras

Por supuesto el reloj no es un dechado de legibilidad, o por lo menos no para los minutos, cuya manecilla se pasa media hora vagando por un mar de diamantes. Pero desde luego resulta muy original, y también muy atractivo. El espectáculo lo ven pasar tres leopardos de oro blanco con manchas de laca negra; el de en medio le está comentando al de la derecha algo sobre el abultado número de diamantes que tiene el reloj (digo yo). De hecho todos los datos están en su Ficha Técnica Completa.

Inmediatamente, Cartier se puso manos a la obra para conseguir un reloj que permitiera a su amigo cronometrar sus vuelos. El fruto de este trabajo, que con su nombre honra la memoria del piloto brasileño, no sólo le resulto útil a éste en sus futuros retos; se convirtió en la pieza preferida de la alta sociedad parisina cuando empezó a ser comercializado en 1911, hasta el punto de revolucionar el concepto que se tenía de cómo debía ser un reloj masculino. La caja cuadrada y los estilizados numerales romanos subrayados por un chemin de fer se convirtieron en un icono que expresa los valores estéticos de la marca. Cartier lo recuperó en 1978, y aún hoy el Santos es uno de los relojes más apreciados por los amantes de la Alta Relojería en cualquiera de sus múltiples versiones.Si el Santos dejaba entrever las primeras influencias del Art Déco, éstas se harían mucho más explícitas un par de años más tarde, no sólo en las colecciones de joyas, sino en el segundo gran reloj de pulsera elaborado por Cartier, estéticamente revolucionario y característico por su forma de barril. Se trata del elegante modelo Tonneau (precisamente, “tonel” en francés), que introducía esta peculiar figura en el mundo de la relojería e inauguraba el tradicional estilo de Cartier, caracterizado por los numerales romanos y el peculiar cabuchón de zafiro en la corona.La creatividad y el carácter pionero de la firma parisina encontraron rápidamente la complicidad de la realeza europea y asiática, y Cartier se convirtió en proveedor oficial del Imperio Ruso o del reino de Siam. Además, la marca también empezó su expansión en Estados Unidos con la abertura de una sucursal en Nueva York, en 1909.
Otra circunstancia bastante excepcional de Reloj Cartier 18k Gold Electroplated Réplica es la dispersión de su estructura, que obliga a reunir un equipo procedente de tres ciudades (Ginebra, París y La Chaux-de-Fonds) cada vez que tienen que tomar una decisión sobre el desarrollo de los relojes. Lo han solucionado creando un equipo que se reúne aquí los martes, lo que obliga a que los miembros procedentes de París tengan que tomar un avión privado todas las semanas y aterrizar en el minúsculo aeropuerto que existe al lado de la manufactura. El equipo es capaz de manejar 200 proyectos futuros a la vez, desde simples variaciones de sus colecciones más exitosas a complejos movimientos cuyo desarrollo se puede extender durante más de cinco años. De su desarrollo posterior se encargan más de 100 ingenieros, lo que permite a la firma presentar casi un centenar de novedades cada año.De los ordenadores que guardan las creaciones que veremos en un futuro próximo avanzamos a las amplias salas de máquinas de las plantas bajas en las que se fabrican las piezas. Nos cuentan que el precio de algunas de estas máquinas supera los 1,8 millones de euros y que Cartier agrupa 17 de ellas en esta área de trabajo. Sin embargo, las máquinas no pueden hacer algunos de los oficios que viene realizando desde hace décadas en sus talleres y que hoy es imposible encontrar en otras manufacturas, que han preferido encargarlas a proveedores externos. Por ejemplo, es la única firma que aún fabrica cristales minerales. «En Suiza sólo quedan tres artesanos especializados en curvar los cristales con calor. Aquí trabajan dos de ellos». Mismo grado de exclusividad se extiende a la producción de sus agujas de acero pavonado tan características.
El Tank Américaine Acero también hace honor al ícono. Diseñado en 1987 y lanzado en 1989, se inscribe en la tradición del reloj Tank Cintrée de 1921, del cual toma la curvatura de la caja con angarillas redondeadas y una forma rectangular más compacta. La fuerza y elegancia de su forma estirada, ligeramente abombada, hacen de él un gran clásico, un tributo al primer reloj Tank obsequiado al militar Pershing. Además, el Tank Américaine es el primer reloj Reloj Cartier Roadster Precio Réplica con caja arqueada y hermética y estrena una nueva hebilla desplegable que permite adaptar fácilmente el largo de la correa al diámetro de la muñeca. Este año, su elegancia atemporal impone el acero como un material precioso y de gran modernidad. Es el único que se declina en tres tamaños: pequeño, mediano y grande. Laten con calibre automático.Por último, el Tank Cintrée Esqueleto es el broche de oro de la colección 2017. Entre cuadrado y rectángulo, Cartier eligió el rectángulo para uno de sus primeros relojes, el Tank Cintrée, creado en 1921, cuya forma se adapta a la curva de la muñeca. Este año, se declina en dos versiones, oro rosa o platino y movimiento esqueletado. En su transparencia solo permanece lo esencial: las agujas, el minutero ferrocarril y, en segundo plano, los engranajes en varios niveles. Late con calibre manual 9917 MC y es una edición limitada de 100 piezas.

Digamos por último que dentro lleva un movimiento automático, el calibre 9916 MC, lo que es un detalle por parte de Cartier, que podría haber usado perfectamente un cuarzo y nadie habría dicho ni mu.

Nacido e inspirado en plena contienda mundial, el reloj Tank representa la entrada de la modernidad en la relojería, motivada por la visión estética de Louis Cartier Relojes Historia Réplica quien, apartándose del Art Nouveau, se deja embelesar por las líneas geométricas y las formas abstractas para acabar como precursor del Art déco. Aún hoy, el reloj sigue simbolizando un estilo y una elegancia centenaria, así como un puente entre épocas. Sus pilares son los tres modelos históricos: Tank Louis Cartier, Tank Américaine y Tank Française.Un reloj cuya personalidad ha calado hondo entre personajes históricos y artistas, quienes lo han adoptado como seña de identidad desde sus inicios. Y es que ejemplos no faltan: Gary Cooper, Rodolfo Valentino, Alain Delon, Jean-Pierre Melville, Andy Warhol, Yves Saint-Laurent, Caherine Denueve, Diana de Gales, Madona, e incluso un general, John Pershing, a quien Louis Cartier regaló uno de los primeros Tank.Desde el punto de vista arquitectónico, el reloj Tank se estructura en torno a cuatro elementos diferenciadores, cuya elegancia y funcionalidad han perdurado a lo largo de un siglo con el mismo impacto original; unos elementos que respetan las proporciones áureas entre el cuadrado y el rectángulo.

 

Hay también una versión con brazalete de oro blanco rodiado de 18 quilates, engastado con 564 diamantes talla brillante con un total de 15,59 quilates. No se saben los precios de ninguna de las dos versiones, probablemente porque hay que oírlos con cierta prevención, no de golpe.

Cartier Rêves de Panthères brazalete pavonado

Entradas Relacionadas

  • Rêves de PanthèresRêves de Panthères
  • En la muñeca: Relojes Cartier Imitacion En Mexico Réplica Rêves de PanthèresEn la muñeca: Cartier Rêves de Panthères
  • Hommage AutomáticoHommage Automático
  • Clé de CartierClé de Cartier
  • Rotonde de Cartier Astrotourbillon SkeletonRotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton
  • Exposición en Barcelona: Los Diamantes en Cartier, Estilo e HistoriaExposición en Barcelona: Los Diamantes en Cartier, Estilo e Historia

Durante este periodo, la actividad de Perrin al frente de la compañía fue más allá del ámbito estrictamente comercial. En 1984, fundó la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain, y dos años más tarde fue designado por el Ministro de Cultura Francés para liderar la Mission sur le mecenat d’enterprise, relacionada con el patrocinio de artistas. En el campo de la relojería, Perrin fundó en 1991 el Comite Internacional de la Haute Horlogerie (CIHH) para organizar el primer salón internacional de la Alta Relojería, que tuvo lugar en Ginebra en abril de ese mismo año.En 1994, la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain se instalaba en un espectacular edificio diseñado por Jean Nouvel, situado en el boulevard Raspaill, en la “rive gauche” de París. Es el preludio perfecto a la celebración del 150º aniversario de la marca parisina, en 1997, en motivo del cual la firma elaboro excepcionales conjuntos de alta joyería, entre los cuales, un collar compuesto por una serpiente engastada con diamantes y adornada con dos esmeraldas talla pera.Los últimos años, la firma ha continuando lanzando colecciones relojeras que, a menudo, recuperan las viejas formas y los elementos de diseño que durante un siglo y medio han configurado la inconfundible imagen de Cartier (caso de relojes como el Tank Divan, de 2002). Pero también el espíritu estéticamente innovador que siempre ha caracterizado a la marca puede verse en diseños como el La Doña (2006), una pieza femenina, con su armis en forma de trenza; o el elegante Ballon Bleu, lanzado un año después, que recurre a una forma prácticamente redonda –ligeramente ovalada, en realidad-, rematada con un protector de corona en forma de arco.