Donde Comprar A. Lange & Söhne Lange 31, el alemán con superpoderes Réplica

¿Por qué su nombre?

Si para usted no resulta tan lógico, es porque no ha pensado en la duración máxima de un mes del calendario. Sí, hablamos de un reloj que posee un mecanismo ingenioso que conecta al tren con el barrilete para suministrar energía de manera constante, así como un torque uniforme para liberar la cantidad de energía necesaria de forma homogénea en todo momento.

Hoy en día y después de tres décadas de su renacimiento, A. Lange & Sohne Datograph Perpetual Mens Watch Réplica es, sin lugar a dudas y por méritos propios, una de las manufacturas más apreciadas por los aficionados y coleccionistas en el mundo de la alta Alta Relojería con cinco colecciones como pilares: Lange 1, Zeitwerk, Saxonia, 1815 y Richard Lange.El SIHH de 2013 fue el escenario escogido por A. Lange & Söhne para la presentación de la que, hasta la fecha, supone una de sus piezas más importantes: el Grand Complication. De todas las bondades y excelencias de este espectacular guardatiempos podéis informaros en este artículo. Su lanzamiento, limitado a unas hiperexclusivas seis unidades, pudo eclipsar en cierto modo otra de las grandes presentaciones de la manufactura germana de ese mismo año y en ese mismo salón: el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar. No obstante y ya por aquel entonces este último fue merecedor de dos de los galardones más importantes otorgados en el GPHG 2013. Nada más y nada menos que los correspondientes a las categorías de Grandes Complicaciones y Premio del Público.Obviamente, y como en el caso del Grand Complication, el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar fue objeto de un detallado análisis en uno de nuestros artículos (podéis leerlo aquí). Pero, por lo visto, Lange no tuvo suficiente con crear una pieza sublime, tenía que llevar las cosas al límite, rozando la perfección (y digo rozando porque, según los entendidos en muchas materias, la perfección no existe) para presentar el guardatiempos que hoy os hacemos llegar: el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst. Dicho de otro modo, la quintaesencia de la Alta Relojería según Lange.
Por último se necesita una construcción capaz de garantizar que el accionamiento no será interrumpido ni siquiera cuando se le da cuerda al reloj. Un engranaje planetario colocado en el interior del caracol se ocupa de que se mantenga la transmisión de fuerza del caracol al mecanismo incluso cuando se le está dando cuerda al reloj.El cronógrafo rattrapante, conocido también bajo el término sajón Split Seconds, fue inventado en 1838 por Joseph-Thaddeus Winnerl, permite medir pasos intermedios de un evento cronometrado sin afectar al resultado del tiempo final. De este modo, para cada punto intermedio que se desee medir sólo es necesario actuar sobre el pulsador destinado a tal efecto – en el Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” se ubica a la altura de las 10, y la aguja de la rattrapante se “separa” de la contadora de los segundos del crono. En otras palabras, la aguja de los segundos del crono continúa avanzando por el dial mientras que la aguja de la rattrapante se detiene en el punto en que se ha activado el pulsador. Una vez se ha tomado la medición se vuelve a activar el pulsador y, de manera instantánea, la aguja de la rattrapante alcanza a la aguja de los segundos del crono, desplazándose de nuevo las dos al unísono.Los cronógrafos dotados de la función rattrapante incorporan una rueda adicional superpuesta a la rueda central del cronógrafo. Esta rueda está unida a la aguja de la rattrapante ubicada en el dial y rodeada por un par de brazos que actúan como pinzas de freno. Estos brazos están gobernados por una segunda ruedas de pilares que se añade a la responsable de dirigir las funciones de arranque, parada y puesta a cero del cronógrafo.La complicación de este mecanismo hace que el precio de un crono Split Seconds pueda llegar a doblar el importe de un cronógrafo convencional. Uno de los motivos que hacen que el crono rattrapante sea uno de los relojes más difíciles de fabricar se debe a la distancia que existe entre la rueda y la aguja de la rattrapante, ya que la unión entre ambas debe recorrer una gran distancia por el eje central – entre 11 y 12 mm – con el diámetro equivalente al grosor de un cabello. Cualquier imperfección a lo largo de este eje, como por ejemplo que no sea perfectamente cilíndrico, causará problemas.Y podríamos seguir llenando páginas y más páginas con las bondades y excelencias de este Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite”. Pero creo que es suficiente para que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo, las mías, las tengo meridianamente claras.

Fuente de energía

Un barrilete doble incorpora dos muelles de 185 cm de largo, los cuales estarán a cargo de contener y liberar la energía al mecanismo de fuerza constante y al tren de engranaje, que a su vez conecta con el escape haciendo que la magia cobre vida.

Este mecanismo entre el doble barrilete y el escape, ejerce de cuerda intermedia que cada 10 segundos proporciona la misma cantidad de energía al escape y al órgano regulador, y hace que el volante oscile en consecuencia siempre con la misma amplitud. El resultado no es otro que la más alta precisión desde el día 1º hasta el 31, que es cuando un dispositivo de parada detiene el mecanismo del reloj.

Este sistema funciona gracias a un disco curvado triangular sujeto al árbol de la rueda del segundero, que dirige el mecanismo a través de una palanca giratoria de delicada construcción. La espiral de la cuerda intermedia se carga cada 10 segundos con nueva energía. Mientras que para tensar los poderosos muelles, se utiliza una llave separada que se inserta en una entalladura del fondo de cristal de zafiro con la ayuda de un dispositivo cuadrangular. Entre sus particularidades técnicas, cabe citar un piñón libre integrado destinado a un movimiento de la cuerda y un limitador del par de fuerzas que impide un tensado excesivo de las cuerdas.

Lo tuvimos en nuestras manos, gracias a un reciente viaje que el equipo directivo de la marca para nuestra región tuvo a bien realizar a México. A primera vista el dial es impactante, pues se extiende de manera imponente hasta completar los 45.9 mm de diámetro de su caja de oro blanco.

La patente estará disponible en Edición Limitada a 100 ejemplares para todo el mundo, una pieza que se ofrece en 45.9 mm de diámetro con caja de oro blanco y carátula antracita, conjunto estético desarrollado con modestia, ya que a simple vista no se observa la magnificencia de esta pieza, solo una reserva de marcha justificada a las 3 horas exhibe las 744 horas de poder y precisión continuos. Como es tradición en Lange, el fechador se exhibe con una doble ventana, ajustado a las 9:30 horas.

Por último, el fondo de la caja está hecho de cristal de zafiro, con la finalidad de que el coleccionista pueda admirar y presumir el mecanismo y el ingenioso sistema de fuerza constante visible de manera espectacular, gracias a los acabados artesanales que la marca imprime en todos y cada uno de sus calibres.

Pasemos al dial. Nada cambia respecto al número, tipo y ubicación de las indicaciones. De este modo, las agujas de horas y minutos comparten el eje central de la esfera con la contadora de los segundos del cronógrafo y la aguja de la rattrapante. En tanto que las dos primeras son de oro rodinizado, la tercera es de acero dorado y, la última, de acero rodinizado.La distribución del resto de las indicaciones se implementa en cuatro diales subsidiarios situados en cada uno de los cuatro puntos cardinales. En sentido antihorario y empezando por el situado a las tres, nos encontramos con la combinación de las lecturas del mes y del año bisiesto. A continuación, a las seis, comparten espacio el pequeño segundero (con dispositivo de parada) y la indicación de las fases lunares.El tercer subdial, a las nueve, es el responsable de albergar el día de la semana y la fecha. Finalmente, a las doce obtenemos las lecturas correspondientes al contador de 30 minutos del crono y al indicador de reserva de marcha. No sucede los mismo con los materiales y acabados de la esfera como veremos en próximos apartados.Como era de esperar, tampoco el movimiento que late en el interior del 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst varía respecto de su antecesor. Sigue siendo el de remonte manual con referencia L101.1, una oda a la Alta Relojería formada por 631 piezas confinadas en un diámetro de 32,6 mm de diámetro por 9,1 de altura. La frecuencia de oscilación del volante es de 21.600 alternancias por hora (3 Hz) y la reserva de marcha disponible de 42 horas.