Beneficios De Comprar 1815, un año importante para Lange y la humanidad Réplica

A. Lange und Sohne

“1815”, no solemos iniciar textos con un número, pero éste en particular significa mucho para A.Lange & Söhne, que se ha dedicado a brindar ciertos datos como si se tratara de las efemérides, para comunicarnos que no solamente 1815 fue el año del nacimiento de Ferdinand A. Lange, sino que también, fue el año de la primera derrota de Napoleón Bonaparte en Waterloo; dio inicio a que el Congreso de Viena generara un nuevo orden mundial, y en una nueva distribución geográfica el territorio de Sajonia se vio reducido a un tercio de sus dimensiones originales. No obstante, los sajones compensaron la pérdida de extensión con una mejora educativa y fortalecimiento a sus instituciones, en las cuales Ferdinand jugó un papel fundamental debido a su creación relojera develada treinta años después.

L133.1. Así de simple suena la complejidad más absoluta de A. Lange & Söhne. De remonte manual, como mandan los cánones, el movimiento mecánico responsable del funcionamiento del Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” oscila a una frecuencia de 3 Hz (21.600 alternancias por hora) entregando una reserva de marcha de 36 horas. ¿Escasa? Ni de lejos si tenemos en cuenta la cantidad de energía que se precisa para alimentar todas las indicaciones-complicaciones de esta obra de arte. Nada más y nada menos que 684 son los componentes que integran este calibre. Pero ojo, que de estos uno es la cadena de transmisión de la energía que, a su vez, está formada por un total de 636 piezas. Por si a algún insensato esto le sonara a poco, el movimiento – que cuenta con un total de 52 rubíes, de los cuales dos son contrapivotes de diamante – se confina en un espacio delimitado por 32 mm de diámetro y 10,9 mm de altura.El calibre L133.1 es un compendio de acabados de Alta Relojería: tornillos pavonados térmicamente (un exceso en la temperatura aplicada – unos 290ºC en el caso del acero, 700ºC si hablamos de titanio – o en el tiempo de exposición hacen empezar de nuevo con el proceso), engastes de oro atornillados, puentes y platinas de alpaca natural decorados con el motivo de bandas de Glashütte, perlado y puentes del cronógrafo grabados a mano.El mecanismo de accionamiento por cadena y caracol, ya utilizado por Leonardo da Vinci en el siglo XV, es el común denominador de todos los guardatiempos de la Colección “Pour le Mérite” de A. Lange & Söhne y toma su nombre de la Orden del Mérito otorgada por primera vez en 1842 al descubridor Alexander von Humboldt y que hoy en día se sigue otorgando a los científicos y artistas más destacados. Sobre él escribió G.H. Baillie en su obra de referencia “Watchmakers and Clockmakers of the World” que, probablemente, “en la mecánica ningún problema había sido resuelto de una manera tan sencilla y, a la vez, tan perfecta”.
 1815 Rattrapante Perpetual Calendar 1815 Up/Down
Este Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” responde a la quinta de las piezas que incluye esta prestigiosa colección, iniciada en 1994 con el Tourbillon “Pour le Mérite” y al que seguirían el Tourbograph “Pour le Mérite” y Richard Lange “Pour le Mérite” en 2005 y 2009 respectivamente para finalizar, hasta este 2017, con el Richard Lange Tourbillon “Pour le Mérite” presentado en 2011.La caja del Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” toma como material en su construcción el que probablemente sea el más apreciado por los coleccionistas, es decir, el platino. Tiene su lógica. No es de extrañar que Lange se haya decidido por esta opción para incrementar, si cabe, la exclusividad de este guardatiempos. Adicionalmente, el platino, a pesar de ser considerado como uno de los materiales nobles más apreciados, aporta una discreción excelente además de una longeva durabilidad cuando sobré él se aplica un acabado pulido.
Este Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” responde a la quinta de las piezas que incluye esta prestigiosa colección, iniciada en 1994 con el Tourbillon “Pour le Mérite” y al que seguirían el Tourbograph “Pour le Mérite” y Richard Lange “Pour le Mérite” en 2005 y 2009 respectivamente para finalizar, hasta este 2017, con el Richard Lange Tourbillon “Pour le Mérite” presentado en 2011.La caja del Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” toma como material en su construcción el que probablemente sea el más apreciado por los coleccionistas, es decir, el platino. Tiene su lógica. No es de extrañar que Lange se haya decidido por esta opción para incrementar, si cabe, la exclusividad de este guardatiempos. Adicionalmente, el platino, a pesar de ser considerado como uno de los materiales nobles más apreciados, aporta una discreción excelente además de una longeva durabilidad cuando sobré él se aplica un acabado pulido.
Fundada el 7 de diciembre de 1845 por Ferdinand Adolph Lange como taller de producción de relojes de bolsillo, la manufactura de A. Lange & Söhne se establece en Glashütte, una pequeña población apartada en la región de Sajonia. Esta elección no fue en ningún caso aleatoria sino que tenía la misión de ofrecer nuevas perspectivas a las personas que, por el desmantelamiento de la actividad minera de la zona, perdían su medio de subsistencia. La actividad se inicia con un total de 15 aprendices, a los que F.A. Lange formará como relojeros y entre los que fomentará la especialización en determinados sectores como la fabricación de piñones, barriletes y agujas.En 1948 y poco después de la Segunda Guerra Mundial, la manufactura fue nacionalizada a la fuerza y el nombre de A. Lange & Söhne dejo de aparecer en las esferas de los relojes pasando a formar parte de la historia. En 1990, tras la caída del Muro de Berlín y de la mano de Walter Lange – bisnieto de Ferdinand Adolph Lange, fundador de la manufactura – A. Lange & Söhne resurgía de sus cenizas después de la inactividad ocasionada por la Guerra Fría y la separación de Alemania.La nueva era de A. Lange & Söhne, liderada por el icónico modelo Lange 1, tuvo unos comienzos ciertamente difíciles. “No teníamos relojes que montar y vender; no teníamos empleados, ni edificios ni maquinaria. Todo lo que teníamos era la visión de volver a manufacturar los mejores relojes del mundo en Glashütte”. Estas son las palabras con la que expuso la complicada situación inicial Walter Lange.
Decir “SIHH 2015 A. Lange & Söhne” es prepararse para ver el máximo exponente de la altísima relojería de hoy día. La gran casa sajona ha presentado muy pocas novedades, pero claro, parafraseando aquel famoso anuncio de coñac un poco de Lange es mucho. Así que vamos a pasar a verlas.El Lange 1 es la marca de la casa; el icono, el que nadie confunde con otro reloj u otra marca. Tras 20 años ejerciendo de padre fundacional en Lange han decidido que el modelo merecía un nuevo calibre que recogiera todo el saber hacer acumulado: el L121.1, que integra avances muy interesantes. En primer lugar, el volante excéntrico es mayor y acoge una espiral desarrollada en la manufactura y que oscila libremente.

1815 fue el año de la fundación del Jardín Botánico de Dresde, uno de los más reconocidos en su tipo, que evolucionó a la par del Salón de las Matemáticas y la Física, influyendo en la cultura tecnológica de la ciudad y dando pie al Instituto de Educación Técnica (1828), del cual Ferdinand. A. Lange fuera uno de sus estudiantes más brillantes. En la actualidad, el Jardín Botánico es una vibrante sección científica de avanzada de la Universidad Tecnológica de Dresde, originada a partir del Instituto de Educación Técnica. Dicho espacio alberga más de 10,000 especies de plantas de todo el mundo y se ubica entre los más famosos de Europa.

Este 1815 representa la sexta ocasión en la que la manufactura otorga el apelativo Handwerkskunst a una de sus creaciones que, esta vez, se producirá en una edición limitada a 20 piezas. Así pues, si partimos de un reloj de manufactura impecable y una mecánica ciertamente excepcional, ¿cómo ha conseguido Lange crear una versión de este merecedora del término Handwerkskunst?. La respuesta es de esperar y consiste en un despliegue de trabajos artesanales que van desde el grabado tremblage hasta el esmaltado. Pero vayamos por partes y veámoslo de manera detallada.Como ya os he anticipado, el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst toma como referencia el modelo lanzado como novedad en el año 2013. Las dos referencias iniciales, que hasta la fecha se han mantenido inamovibles, respondían a las versiones en caja de oro rojo (421.032) y de platino (421.025). En ambos casos, las dimensiones eran de 41,9 mm de diámetro por 14,7 mm de altura, realmente contenidas teniendo en cuenta el número de indicaciones y complicaciones albergadas.Siguiendo con la caja, la versión Handwerkskunst objeto de este artículo toma el oro blanco como material de construcción a la vez que mantiene los 41,9 mm de diámetro. No sucede lo mismo con la altura siendo el motivo más que obvio: la inclusión de la tapa en la trasera del reloj que hace que la altura se incremente en 1,1 mm para llegar a los 15,8 mm finales. Esta tapa trasera está unida a la caja mediante bisagras, manufacturada en oro blanco esmaltado en azul con grabado tremblage y en relieve.
El oro blanco de la caja se repite como soporte de la esfera sobre el que se aplica un esmaltado azul oscuro, entre el que aparecen grabadas y en relieve una serie de estrellas de manera que parece extenderse al resto de la esfera el fondo utilizado en la representación de las fases lunares. Los numerales arábigos, responsables de portar las señales horarias, se presentan al mismo nivel que el esmaltado.Los cuatro diales subsidiarios son de oro blanco y se han insertado de manera individual en la esfera principal. En tanto que el responsable de la indicación de las fases lunares repite el esmaltado azul, el resto presentan un decorado en guilloché de círculos concéntricos y constan de dos estratos distintos que ayudan, de manera impecable, a la legibilidad de las distintas escalas transferidas en negro.Al igual que sucede con el resto de elementos y a pesar de tratarse del mismo L101.1, el movimiento incorpora también una serie de rasgos que lo distinguen del utilizado en las referencias originales de este 1815.El puente del tren de engranajes, de alpaca, presenta una superficie con una delicada textura granulada habitual en los relojes de bolsillo de antaño. Por otro lado, los puentes de la rattrapante, del volante y del cronógrafo, así como la palanca de acoplamiento de este último, incorporan grabados del tipo tremblage y en relieve que repiten el motivo de estrellas utilizado en la esfera.