El factor “X” de Bell & Ross nos trae un torbellino: BR-X2 Tourbillon Micro-Rotor Venta al por mayor Replica Watch

Si el sólo hora muestra cambio importantes, el Vintage cronógrafo no le va a la zaga. En primer lugar rebaja su tamaño de 43 mm a unos más sobrios 41 mm, y en segundo lugar implementa unos pulsadores roscados que aseguran su hermeticidad de 100 metros, aunque ésta es una cifra que no cambia respecto los anteriores BR Vintage. Su bisel fijo fabricado en aluminio anodizado negro incluye una escala taquimétrica.Siguiendo la estética del tres agujas, la esfera del cronógrafo también muestra leves cambios que no hacen sino mejorar el conjunto: escala perimetral con escala que permite medir hasta 2,5 décimas de segundo, numerales un poco más pequeños, manecillas facetadas, y contadores más nítidos y simples (totalizador de 30 minutos a las nueve y pequeño segundero a las 3 horas).Los mecanismos que laten en su interior no han cambiado: el BR V1-92 y BR V2-92 implementan el calibre automático BR-CAL.302 (ETA 2892), mientras que el cronógrafo BR V2-94 recurre al BR-CAL.301 (ETA 2894). En el caso de los BR V2, estos movimientos los podemos admirar a través del cristal de zafiro que cierra sus traseras.En definitiva, una excelente y muy recomendable actualización de los Bell & Ross Vintage, tanto por su estética como por el feeling que transmiten.

Bell & Ross creó el concepto “X” a partir de 2014, utilizándolo para desarrollar relojes experimentales. Sin embargo, este 2017 nos presenta una referencia de alto valor estético y mecánico, con torbellino de 60 segundos y calibre mecánico automático con micro-rotor.

Este ejemplar, BR-X2, emplea el calibre BR-CAL.380 completamente diseñado por la firma de relojería de origen francés y en forma de cuadrado. Las dimensiones totales se extienden hasta los 42.5 mm de diámetro por cada lado, mientras que el movimiento es extraplano, lo cual hace que se despegue apenas 4.05 mm de grosor en la muñeca.

Llama la atención la estética general de la referencia, que bien podría ser ejemplo de un movimiento Bauhaus en donde la forma obedece a la función. Y es que el estricto sentido en el que los indicadores se exhiben, el torbellino hace lo propio en posición de las 6 horas y la carátula se presenta de forma industrializada, privilegian la lectura y minimalismo general de la pieza. No le sobra ni hace falta nada. Su caja es de acero inoxidable, mientras que un cristal de zafiro complementa la experiencia extendiéndose hacia los costados de la caja.

Precisión garantizada

Para realzar, tanto la pureza estética como la proeza técnica, los diseñadores del BR‑X2 han jugado la doble carta de la sencillez y la eficiencia. Así, este reloj de dos agujas despliega las horas y los minutos con una precisión excepcional, gracias a un tourbillon volante que compensa las fuerzas gravitatorias de la atracción terrestre.

   

Se abraza al pulso mediante una correa de aligátor de color gris, mientras que la limitación le entregará a 99 afortunados, no más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *