Bell & Ross BR V1-92 Racing Bird se presenta en Baselworld 2018 Mejor réplica

La firma de origen francés ha presentado un nuevo diseño conceptual de avión de competencia y producto de ello se desprenden un par de ejemplares exhibidos en Baselworld como tema principal. Se trata, como siempre en Bell & Ross, de un tres manecillas y un cronógrafo, los cuales responden a:

Si el sólo hora muestra cambio importantes, el Vintage cronógrafo no le va a la zaga. En primer lugar rebaja su tamaño de 43 mm a unos más sobrios 41 mm, y en segundo lugar implementa unos pulsadores roscados que aseguran su hermeticidad de 100 metros, aunque ésta es una cifra que no cambia respecto los anteriores BR Vintage. Su bisel fijo fabricado en aluminio anodizado negro incluye una escala taquimétrica.Siguiendo la estética del tres agujas, la esfera del cronógrafo también muestra leves cambios que no hacen sino mejorar el conjunto: escala perimetral con escala que permite medir hasta 2,5 décimas de segundo, numerales un poco más pequeños, manecillas facetadas, y contadores más nítidos y simples (totalizador de 30 minutos a las nueve y pequeño segundero a las 3 horas).Los mecanismos que laten en su interior no han cambiado: el BR V1-92 y BR V2-92 implementan el calibre automático BR-CAL.302 (ETA 2892), mientras que el cronógrafo BR V2-94 recurre al BR-CAL.301 (ETA 2894). En el caso de los BR V2, estos movimientos los podemos admirar a través del cristal de zafiro que cierra sus traseras.En definitiva, una excelente y muy recomendable actualización de los Bell & Ross Vintage, tanto por su estética como por el feeling que transmiten.

BR V1-92 y BR V2-94

Los nuevos relojes están diseñados para conectarse con el lenguaje de diseño del BR-Bird, que sigue los pasos de la inspiración en las motocicletas y en los automóviles. BR-Bird es el último modelo del estudio de diseño interno de Bell & Ross, que estaría enfocado en las competencias de Carreras Aéreas de Reno.

El par de referencias Racing Bird son piezas de edición limitada que básicamente ilustran un reloj de piloto con una carátula blanca, detalles en azul, gris y naranja, y un dial de fecha que se inspira en los aviones.

Bell-Ross-Racing-Bird-Baselworld-2018-1 Bell-Ross-Racing-Bird-Baselworld-2018-3 Bell-Ross-Racing-Bird-Baselworld-2018-5

Esta identidad de velocidad y rendimiento resulta evidente en el diseño de los relojes de tres agujas y del cronógrafo Racing Bird. Son modelos que comparten la estética del avión de carreras diseñado por Bell & Ross, sobre todo la gama de colores: la esfera es blanca, como el fuselaje del avión.

Los números, el bisel, el contador del cronógrafo y la correa son azules, al igual que la cola y los elementos decorativos que marcan las líneas aerodinámicas del BR-Bird. La segunda aguja central, los detalles de la carátula y el revestimiento de la correa de cuero son naranja, el color con que se destaca la información más relevante en los instrumentos de vuelo. El contador es gris, para evocar las banderas de cuadros que se usan en las competencias de velocidad, y como el logo de Bell & Ross en las alas y los laterales del avión.

En la carátula los números utilizan la misma tipografía que los contadores a bordo y la ventana de la fecha muestra tres números: una clara referencia a la instrumentación de la aviación. El toque final es la silueta del avión en el fondo y en la base de la segunda aguja (en la versión de tres agujas) o en el segundo contador (en la versión cronógrafo). Con una caja de acero de 38,5 mm para el BRV1-92 y de 41 mm para el BRV2- 94, ambas versiones funcionan con un movimiento automático mecánico.

Luego del B-Rocket, Aéro-GT y Belly Tanker llega BR-Bird

El BR-Bird, creación de Bruno Belamich, cofundador de Bell & Ross y su director creativo, reúne todos los requisitos. Se trata de un avión ultramoderno, monoplaza, con motor de hélice, construido enteramente con materiales de alta tecnología (grafito, fibra de vidrio, aleación de titanio y aluminio) y que funciona con un motor V12 Rolls Royce Falcon desarrollado sobre un motor base de tipo Merlín (nombres que han alcanzado el estatus de legendario en el mundo de la aviación, especialmente gracias al mítico Spitfire inglés). Mientras que su cabina está ubicada tan atrás como resulta posible, evocando la alta velocidad de los dragsters, sus alas, cortas y anchas, están situadas muy adelante a semejanza del Comet DH.88, el Hughes H-1 y el Bugatti-DeMonge 100P de los años treinta, así como del famoso P51 Mustang de los cuarenta. Su cola, con forma de Y, garantiza la maniobrabilidad y hace que sea inmediatamente reconocible. Con su silueta meticulosamente diseñada y su poderosa estética, el BR-Bird pertenece al mundo de la velocidad y crea un vínculo entre la historia de la aviación y la tecnología del futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *