Al Por Mayor Famoso “El Principito” tendrá su versión en braille gracias a IWC. Réplica perfecta

Pero el verdadero uniforme de honor para las festividades es el nuevo calibre 52000, al que seguirán en próximos años los nuevos 69000 and 42000. Y es la versión 52850 automática la que alimenta el primero modelo del año: el IWC Portugieser Calendario Anual.Los Portugués suelen tener esferas grandes, y éste no es una excepción: 44,2 milímetros en acero u oro rojo. La altura es de 15,3 mm. Esto es, sin duda, forzar el límite de lo admisible para un reloj de vestir, que es el segmento en el que se cataloga a este reloj. Sin embargo debemos recordar que el origen del reloj es un reloj de bolsillo adaptado a la muñeca; si la casa está homenajeando el nacimiento es normal que mantenga el tamaño. Y en mi opinión, 44 mm te permiten disfrutar de las tonalidades de la versión en ese glorioso azul y su decoración “rayos de sol”.Pero lo más interesante está en la configuración del calendario: aparece en semicírculo a las doce, y presenta la fecha al estilo norteamericano, es decir, mes, fecha y día. No sólo para homenajear al fundador de IWC (Florentine Ariosto Jones) sino por puro equilibrio estético: las ventanas de mes y día son más grandes para una mejor lectura (uno de los problemas del Patek Philippe Calendario Anual Cronógrafo), mientras que la de fecha es más estrecha para que los números pueblen la ventana de manera proporcionada.

Y es que el pasado 15 de noviembre la manufactura de Schaffhausen, en la que ya es su cuarta colaboración con Sotheby’s Geneva, subastó una pieza única de su Big Pilot’s Watch Annual Calendar Edition “Le Petit Prince” cuyos beneficios irán destinados a la Antoine de Saint-Exupéry Youth Foundation y a la traducción de “El Principito” al lenguaje braille. Y no estamos hablando únicamente del texto, sino también de las imágenes. El importe final alcanzado en las pujas fue de 48.750 francos suizos.

IWC-Big-Pilot-Annual-Calendar-Sotheby-SoldatHagamos un poco de historia para remontarnos al origen de este guardatiempos. El calibre albergado, gran, único y absoluto protagonista de esta pieza única como veremos más adelante, es el de referencia 52850. Responde a un movimiento de calendario anual con una reserva de marcha de 7 días (168 horas) y que permite llevar a la esfera del Iwc 91082 Eco (Eu) Réplica las indicaciones de horas y minutos, pequeño segundero e indicador de reserva de marcha en diales subsidiarios a las 9 y a las 3 respectivamente y, finalmente, mes, fecha y día de la semana a través de una triple ventanilla que ocupa el hemisferio superior del dial. La primera vez que IWC montó este calibre en uno de sus guardatiempos fue en el Portugieser Annual Calendar de 2015.

El resto del reloj que nos ocupa se basa de manera fiel en el modelo con el mismo nombre (referencia IW502701) presentado en la pasada edición del SIHH 2016 (podéis consultar aquí), en Edición Limitada a 250 piezas y albergado en una caja manufacturada en oro rojo con unas dimensiones de 46 mm de diámetro y 15,5 de altura. La correa montada respeta también a la original y sigue siendo la de piel de becerro manufacturada por Santoni en color marrón oscuro.

IWC-Big-Pilot-Annual-Calendar-Sotheby-Back¿Dónde encontramos pues el gran rasgo que distingue a este Big Pilot de referencia IW502704 de su predecesor? Como anotábamos al principio, en su movimiento. Más concretamente, y por extraño que pueda parecer, en su color. Y es que el calibre 52850 que late en el interior de este calendario anual de los Big Pilot es de color azul. Un color conseguido gracias al recubrimiento de los componentes con varios tipos de óxidos metálicos mediante un proceso de fabricación que ha significado la inversión de más de un año y medio de tiempo en su desarrollo. Los mayores retos han consistido en conseguir un espesor y tonalidad de color uniformes en todas las superficies, para lo que se ha utilizado la técnica de la deposición química de vapor (CVD). Todo ello ha conducido al primer y único calibre azul de IWC.

El entorno creado por este tratamiento, al que se le añaden el azul de los tornillos pavonados y el rojo de los rubíes, se convierte en el fondo perfecto sobre el que contrasta de manera exquisita la masa oscilante del movimiento, realizada en oro rojo y que representa al protagonista de la obra de Saint-Exupéry de pie sobre uno de los planetas visitados en la narración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *